Rivales en las Carreras: Ampollas y Erosiones

El primer tema que vamos a tratar es una patología muy simple pero que puede dar al traste con nuestras ilusiones y horas de entrenamiento.

Les voy a presentar a un par de “rivales” a los que nunca queremos encontrar en una carrera y que desafortunadamente siempre tiene dorsal

“Ampollas y Erosiones”

Ampolla hemorrágica en zona lateral, la hiperqueratosis nos indica que no hay un apoyo correcto

Vamos a seguir el siguiente orden.

  • Las presentaremos
  • Veremos como evitarlas.
  • Si llegan, ¿qué podemos hacer?.
  • Cuando se despidan, les ayudaré a rellenar el hueco que han dejado en su vida.

¿Quiénes son?

Son lesiones primarias, esto significa que pueden aparecer en zonas de piel donde no haya ningún tipo de lesión previa, existe una elevación, son circunscrita y tienen más de 5 milímetros de diámetro (sus hermanas pequeñas se llaman vesículas), están rellenas de liquido que puede ser seroso (transparente) o hemorrágico (rojizo o marronáceo).

Cuando se rompen provocan una erosión que vamos a definir como una lesión húmeda, generalmente sensible, que ocupa el mismo espacio que ocupaba la ampolla.

Erosión en la zona de apófisis estiloides del 5º metatarsiano. Tendremos que valorar el tipo de pisada

Las ampollas pueden aparecer por múltiples causas, pero la que nos afectan a los corredores suelen ser las ampollas por fricción.

¿Cómo podemos evitarlas?

Vamos a dividir nuestra actuación en los siguiente puntos:

Condiciones Ambientales

Humedad y Calor son junto a la fricción los  factores predisponentes más importantes para la aparición de ampollas

  • Llevar un equipamiento acorde al clima en el que se desarrolla la prueba. Muchas veces llevamos prendas inapropiadas o en exceso.
  • Evitaremos mojar los zapatos innecesariamente en charcos.
  • Tendremos precaución a la hora de refrescarnos con agua, ya que esta puede ir a parar a los zapatos, con lo que estaremos favoreciendo la humedad.

Zapatos

Vamos a seguir una cronología

  • Los zapatos que nos compremos deben ser los adecuado para la actividad y tipo de pie que tengamos. Zapatillas de trail para trail, asfalto para asfalto…
  • Los zapatos nos los probaremos de ambos pies, con todo lo que vamos a usar en carrera (calcetín, vendajes, plantillas…) ya que si no lo hacemos así después tendremos un problema de espacio.
  • En running la distancia entre la punta del pie y la puntera del zapato debe tener la amplitud de un través de dedo pulgar de la mano.
  • Los compraremos al final del día ya que suele ser cuando el pie tiene mayor tamaño.
  • En el caso de compra por Internet, nos lo habremos probado antes físicamente ya que nos pueden dar problemas en la adaptación, no todo lo que a una persona le va  bien le sirve a otra.
  • Los zapatos deben ir correctamente sujetos al pie, el zapato mal acordonado nos dará problemas, ya que la tendencia es a ir sujetándolos con los dedos y pueden dar ampollas en las puntas de estos.
  • Si hay problemas de hiperhidrosis (exceso de sudor) utilizaremos zapatos con materiales y tecnología especialmente indicadas a paliar este problema
  • Nunca correremos con zapatos nuevos una prueba
  • Haremos una adaptación paulatina del calzado para evitar problemas.
  • Si durante la carrera notáramos alguna molestia o cuerpo extraño pararemos a examinarlo antes de que nos haga daño.

Plantillas

  • La plantilla debe ir perfectamente adaptada al pie.
  • Evitaremos plantillas correctoras standars ya que puede que no sean las más apropiadas a su tipo de pie.
  • Si la plantilla tiene algún tipo de desgaste o irregularidad ocasionará un punto de conflicto.
  • Es interesante el uso de plantillas que actúen en la absorción del sudor (Secolino, Ortholite).
  • Si la plantilla es ortopédica y nota algún problema con ella debe acudir a su Podólogo para que los solucione.

 

 

Calcetines

Es un elemento muy importante y al que muchas veces no le damos valor, nos preocupamos de hacer una buena inversión en un zapato y sin embargo el uso de un calcetín inadecuado puede dar al traste con nuestros objetivos. Aquí hago una valoración general de características pero en una próxima entrada al blog haremos un estudio más detallado

  • Tendrán una perfecta adaptación al pie evitando que formen arrugas
  • En su composición optaremos por materiales que controlen la humedad y regulen la transpiración.
  • Llevarán refuerzos  en zonas de máxima fricción o desgaste
  • La anchura de los dedos debe ser la apropiada para que estos tengan movilidad
  • Evitaremos las costuras y si existiesen deben quedar en la zona externa
  • Es interesante la utilización de calcetines diferenciados entre derecho e izquierdo
  • Deben ser de doble capa e incluso triple
  • Según la climatología usaremos el calcetín adecuado, favoreciendo la transpiración en verano y manteniendo la temperatura en invierno.
  • Si es una prueba de gran recorrido y lo permite, los cambiaremos en mitad de la prueba por otros secos.

Piel

  • Haremos una correcta hidratación de la piel con regularidad. Aplicación de cremas de lanolina o equivalentes desde un mes antes.
  • Revisión Podológica para la eliminación de hiperqueratosis y correcto corte de uñas una semana antes de la prueba.
  • Evitaremos tomar baños de agua muy caliente antes de la prueba ya que puede reblandecer en exceso la piel, además de aumentar la maceración.
  • El día de la prueba usar productos como vaselina, Skin Lube, Okole Stuff, Bodyglide en zonas de fricción o conflicto.
  • Podemos usar cintas protectoras de oxido de zinc, fieltros adhesivos en zonas de contacto extremo, siempre asegurando una buena fijación del apósito a la piel (utilización de Novecutan)
  • Las personas que tengan problemas de hiperhidrosis (exceso de sudor) tendrán que seguir un tratamiento para combatir la maceración que se crea en su pie debido a la humedad.
  • En zonas de piel que estén muy finas podremos utilizar Tintura de Benjui para fortalecer esta zona.

Pie

  • Es muy importante conocer como es nuestro tipo de apoyo así podremos prevenir los puntos de máximo conflicto por lo que es interesante realizarnos un estudio biomecánico del pie en el que se analizarán las presiones y fuerzas que recibe el pie cuando apoya.

 

[wowslider id="6"]

¿Qué podemos hacer cuando las tenemos?

El primer consejo es asumir que tenemos un problema, que vamos a tener que parar y revisar qué está fallando. Si en la prueba existe atención especializada ellos serán los encargados.

Zapatos

  • Nos quitaremos el calzado y revisaremos su interior por si hay algún elemento extraño (piedra, arena…), costura, arruga o cualquier punto que nos esté provocando el daño
  • Si vemos que es provocado por el calzado y la prueba lo permite cambiaremos por otros zapatos adecuados si disponemos de ellos.

Plantillas

  • Si observásemos que el problema está en la plantilla, tendriamos que cambiarlas por otras o desecharlas y dejar las del zapato.

Calcetín

  • Intentaremos cambiarlos por unos secos
  • Si viéramos que es un roce y no tenemos otros podemos intercambiarlos de pie
  • Recordar que la costura debe quedar fuera

Piel

  • Si existe atención especializada acudir a que realicen ellos el mejor tratamiento.
  • Si no existe, lo ideal sería la evacuación del líquido mediante material estéril (aguja), y aplicación de antiséptico con apósito muy compresivo, para evitar que la ampolla vuelva a rellenarse de líquido.
  • Aplicación de descargas de la zona que protejan el punto de conflicto.
  • Si la ampolla esta rota se aplicaran apósitos hidrocoloides tipo 2nd skin de Spenco u Opsite de Smith Nephew.

Pie

  • Si tenemos un problema en un pie no intentaremos forzar el apoyo por otra zona del pie o con el otro pie ya que lo único que conseguiremos es que se agrave el problema con una lesión de tipo muscular, articular…

[wowslider id="11"]

“Esperar a que nos den un tratamiento en una zona habilitada puede suponer menos pérdida de tiempo que si continuamos la carrera sin tratarnos”

Una vez acabada la prueba, ¿qué podemos hacer con las heridas de guerra?

  • Tras acabar la prueba iremos al centro de atención especializada para que nos hagan una cura de las ampollas y/o erosiones
  • Si no existiera este centro, debemos retirar los apósitos que hayamos utilizado, lavar bien el pie con agua y jabón eliminando elementos extraños si los hubiera (arena, restos de adhesivo) curaremos la herida con un antiséptico, cubriremos con un apósito estéril (gasa) y haremos una compresión elástica de la zona.
  • Al día siguiente acudiremos a nuestro podólogo para que haga un tratamiento de las lesiones.

 

 

 

 

Leave a Reply

  

  

  


tres + = 5